Buscar en el blog

8 may. 2010

VACIADO DE UNA PLANCHA DE ARCILLA MODELADA: MOLDE PERDIDO.



A partir de un relieve de plastilina o arcilla, podemos obtener una reproducción en un material más duradero.
La reproducción de la plancha  en otro material  (yeso, escayola, cemento...) consta de dos partes:
   -Vaciado: Creación do elaboración del molde a partir del original
   -Positivado: Extracción de la copia.
En el caso explicado a continuación el molde será de escayola y sólo será utilizable una vez, es decir, tan solo obtendremos una copia por lo que lo denominamos molde perdido.

PREPARACIÓN DE LA ESCAYOLA: Se llena un recipiente con la cantidad de agua deseada (Cubo, barreño flexible...) Cuando el agua esté en calma, espolvoreamos la escayola con la mano u otro instrumento, uniformemente sobre toda la superficie.
Continuamos hasta que  el agua no admita más escayola y comiencen a formarse montañas sobre este. Batimos con la mano o una llana  moviéndola de un lado  a otro. El tiempo de fraguado es muy corto (unos 20/25 minutos) A lo largo de estos minutos la escayola pasa por diferentes fases:
   -Líquido: Al principio, no moldeable y difícil de manejar y controlar.
   -Masa: Se mantiene en su lugar, es como puré espeso. Es el estado ideal para moldearla      y dar forma.
   - Fraguada: Justo antes de que seque, se encuentra quebradiza. Se puede raspar, tallar... pero no moldear.

PREPARACIÓN DE LA PLANCHA: Hay que tener en cuenta que cualquier textura, aunque sea mínima, saldrá reproducida en la copia, por lo que es importante que el acabado de la plancha o modelo sea el deseado en la copia. Debemos revisar los bordes, los contornos, los salientes... con el fin de que no se produzcan enganches (sobre todo en el altorrelieve) que dificultan su extracción y que pueden dañar la copia. Es mejor la utilización de ángulos mayores de 90 grados y prescindir en lo posible de zonas demasiado finas, delgadas o frágiles, así como de los salientes muy  marcados.


VACIADO: Obtención del molde o negativo:

1: Primera capa: Capa más delicada, pues es la que reproducirá el relieve.

Se tiñe el agua de la escayola con pigmento azul, rojo, verde... distinguible del blanco de la escayola, que servirá de aviso a la hora de picar el molde.
Se aplica sobre el original tirándola con fuerza para que penetre en los huecos y texturas y reproduzca bien la pancha. El estado de la escayola será liquido, pero empezando ya a fraguar.
Soplamos para eliminar burbujas entre la plancha y la escayola, que pueden producir enganches o defectos en la copia.

La capa coloreada debe tener de 4 a 7 milímetros de grosor.
Retiramos la escayola sobrante unos 2 centímetros alrededor  de la plancha. Estos 2 centímetros servirán como guía para las siguientes capas y el grosor final del molde.

2: Segunda, tercera, cuarta... capa: Capas para endurecer la primera y dar mayor resistencia al molde facilitando su manipulación.

Se prepara escayola, esta vez sin teñir. Trabajamos de más líquida a espesa.
La segunda capa se aplica como la primera, dejando de nuevo los 2 centímetros de grosor alrededor del molde.
A partir de la tercera capa debemos ir ganando altura, hasta que el molde sobrepase dos centímetros el punto más alto de la plancha, pero sin agrandar la superficie del molde.
Con una espátula de carpintero levantamos la escayola y repartimos envolviendo la plancha en una forma trapezoidal.
Alisamos todo lo posible los bordes de la plancha e intentamos que la superficie superior del molde esté nivelada y paralela a la mesa de trabajo.


POSITIVO: Obtención de la copia en escayola u otro material.

-Limpieza del molde: Extraemos la arcilla con palillos, agua presión, vaciadores...   Una vez extraída la placa principal, nos ayudaremos de brochas y esponjas. Evitaremos en lo posible dañar de cualquier modo la capa azul, ya que cualquier desperfecto quedara reflejada en la copia.

-Desmoldeante: Una vez limpio y humedecido el molde, aplicamos desmoldeante para facilitar la separación de la copia. Hay diferentes tipos de desmoldeante, que se utilizan según las necesidades de cada momento.
      - Lejía: mejor para utilizar en piezas sin relieve o en bajorrelieve.
      - Jabón de lagarto disuelto en agua + una cucharada de aceite de oliva.
      - Impermeabilización de la plancha mediante goma-laca y cera.
 - Estearina: es el mejor y más utilizado desmoldeante.

Tendremos cuidado de no dejar marcas de la pincelada, ni excesos de desmoldeante, para conseguir una reproducción lo más fiel posible.

-Aplicación de la escayola en el molde:
Preparado el molde con el desmoldeante, lo nivelamos sobre una mesa.
Preparamos la escayola algo líquida, para que se distribuya bien por los huecos y texturas, La verteremos sobre el hueco hasta llenarlo completamente.
Una vez lleno, pasaremos un listón sobre el borde para eliminar el exceso de escayola.

-Picado: Cuando la escayola haya fraguado, procederemos al picado y extracción de la copia. Para esto precisaremos dos formones, uno pequeño y otro grande, y una maza de madera.

Golpeamos primero los bordes más definidos directamente con la maza, colocando el molde con el hueco hacia arriba.
Cuando hayamos separado los bordes, con el formón grande perpendicular a la escayola, golpearemos, eligiendo siempre trozos pequeños, la escayola, para hacer saltar la capa grande blanca y llegar hasta la coloreada.
Una vez esté la capa coloreada al descubierto, con el formón pequeño, golpearemos con cuidado igual que en la operación anterior, la capa coloreada o de aviso, descubriendo el original.

Los enganches, burbujas, mala aplicación del desmoldeante... pueden dificultar la separación de la copia, dañándola de alguna manera, lo que nos obligara a restaurar la copia para su perfecta terminación.

RESTAURACIÓN DE LA COPIA: Solución de desperfectos derivados de la naturaleza del relieve o del incorrecto procedimiento en pasos anteriores.

Marcas de picado: Se llenan con escayola líquida y se lijan.
Descascarillado: Con escayola espesa se reemplaza y luego se lija.
Perdida de partes o salientes: Preparamos escayola y cuando comience a fraguar, se moldea una pieza de forma externa similar y se pega. Cuando seca, con gubias y lijas o limas se iguala y se le da el acabado y aspecto deseado.
Texturas no deseadas: Es decir, burbujas de la escayola, marcas del desmoldeante... Se eliminan con una gubia, vaciador o herramienta cortante. También se pueden lijar.
Rotura: Cuando la pieza se rompe en diferentes partes, hay varios métodos para la reparación de la copia:
        
Primero:
Se humedecen los bordes de la parte rota y se practican muescas en ellos.
Se humedecen mas con un pulverizador y se aplica escayola líquida sobre ellos.
Unimos las piezas y recubrimos la grieta con mas escayola.
Se talla o lija la zona para obtener el acabado deseado.
                                                                                                     
Tercero:
Unimos las dos partes con cola blanca en el caso de que la pieza no pueda unirse por el procedimiento anterior.
Rellenamos las grietas cuando seque la cola con escayola líquida y lijamos la superficie.

Generalmente, aunque la copia pueda no necesitar restauración, si suele requerir ciertos retoques, lijados, rebajados... para su perfecto acabado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario