Buscar en el blog

18 may. 2010

HORNOS CERÁMICOS I

Otra posibilidad para consolidar las obras realizadas en arcilla, es la utilización del fuego o calor.
Lo más cómodo es emplear un horno eléctrico de fabricación industrial, en el que se podrán designar todos los parámetros de cocción (Temperatura y tiempos). El principal inconveniente de estos hornos es el elevado precio que tienen en el mercado para su uso como simple afición.
Para solucionar este problema existen diversas opciones económicas de mayor o menor dificultad.
En este apartado iré describiendo de múltiples formas, distintas posibilidades y las características o necesidades de cada procedimiento.

HORNO DE PAPEL:
Este tipo de horno necesita principalmente de un espacio al aire libre y de tiempo suficiente para realizar la cocción. La arcilla más útil para realizar piezas en este tipo de horno es la arcilla roja, la común que venden en las tiendas de manualidades. Esta arcilla presenta un punto de fusión en torno a los 1000º C, y se consolida hacia los 600 -700ºC, por lo que se ajusta a las temperaturas que se pueden obtener en este tipo de horno.
El resultado final son piezas de acabado marrón muy oscuro a negro. La imposibilidad de este horno para cocer esmaltes se puede solucionar bruñiendo las piezas con una cucharilla cuando éstas están todavía un poco húmedas pero ya duras, obteniendo tras la cocción un poro cerrado y un brillo o lustre sobre las piezas.

Agradezco al autor del vídeo colgado en YouTube en el que se muestra el procedimiento completo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario